El Juego Interior de la Transformación Digital

por Metastartup — 2019-02-23

Estoy leyendo los libros de The Inner Game de W. Timothy Gallwey. Empecé por “El juego interior del tenis”, acabo de terminar “El juego interior de la empresa” y por último leeré “El juego interior del golf”. Gracias a Sally Fazakerley que me recomendó los libros.

Os dejo una entrevista a Tim Gallwey a modo de introducción. Recomiendo encarecidamente dedicarle unos minutos de nuestras ajetreadas vidas :-)

El caso es que los conceptos de Tim Gallwey me parecen fascinantes. No es de extrañar que su primer libro “El juego interior del tenis” se considere el primer libro de coaching. Y que después se hayan aplicado los mismos conceptos a multitud de campos. Los fundamentos de The Inner Game han sido aplicados por multitud de deportistas, ejecutivos y empresas.

En este sentido creo que también se puede aplicar la sabiduría de Tim Gallwey a los procesos de Transformación Digital o por lo menos voy a intentarlo :-). Para ello voy a utilizar el mismo Framework del Juego Interior que se basa en los dos triángulos que muestro en la parte superior.

Pero antes de comenzar, permitidme centrar un poco el tiro de lo que es la Transformación Digital y por qué es tan relevante. De hecho, acabo de asistir al evento que ha realizado Singularity University en Madrid, donde se hace un recorrido por los últimos modelos de negocio y tecnologías que están revolucionando nuestra sociedad. El mensaje que transmite es sumamente importante:

“Los nuevos modelos de negocio propiciados por la tecnología mejoran la vida de las personas.”

Así que, si como líderes digitales queremos mejorar la vidas de las personas, tenemos que afrontar los cambios oportunos en la dirección de nuevos modelos de negocio facilitados por la tecnología.

Dicho esto, por dónde comenzamos. Bien, voy a comenzar a utilizar el Framework de Gallwey para ir despejando el camino.

1. CONCIENCIA

Conocer la presente situación con claridad.

El primer paso es tomar conciencia de dónde estamos. Tomar conciencia sin juzgarnos. Entender la realidad presente. En este momento no se trata de establecer juicios de valor sobre qué funciona bien o mal, o qué y cómo tenemos que cambiarlo. Es más un ejercicio de observación. Un ejercicio de concentración en el presente intentando eliminar las interferencias externas. Eliminando el ruido existente alrededor de todo proceso de transformación: opiniones, juicios, miedos, etc.

Rendimiento = Potencial – Interferencias

Lo que queremos es aprovechar el máximo potencial del que dispone la compañía disminuyendo al máximo las interferencias.

2. ELECCIÓN

Movernos en la dirección de lo que deseamos para el futuro.

Después de tomar conciencia tenemos que hacer una elección. Visualizar nuestro futuro y comenzar a caminar hacia el mismo. Se trata de andar el camino del cambio que a su vez tiene inherentes otros muchos cambios. Una especie de espiral del cambio y progreso como la que muestra Ray Dalio en su libro Principios.

Esto no es más que empezar a experimentar. No hay que tener miedo al fracaso. La innovación tiene un alto porcentaje de fracaso. La NO innovación tiene un 100% de fracaso.

3. CONFIANZA

Nexo de unión entre la Conciencia y la Elección que hace posible el movimiento.

Si tomar conciencia de dónde estamos y saber a dónde queremos llegar es importante no lo es menos tener la confianza y seguridad necesarias para tomar la decisiones oportunas. Esta confianza debe nacer de la propia organización y se obtiene gracias a los innumerables ciclos de prueba y error. No se obtiene de un informe de una gran consultora sobre los cambios que tenemos que aplicar, ni de imitar a tu principal competidor. Se obtiene teniendo una visión clara y aprendiendo a aprender mientras sigues tu visión. Pasar de una organización orientada al rendimiento a una organización orientada al aprendizaje. Cosa que producirá un mejor rendimiento en el futuro sin lugar a dudas.

Hasta aquí el primer triángulo del Juego Interior de Gallwey. Potenciar la organización eliminando las interferencias externas.

Si el primer triangulo nos muestra el camino del cambio el segundo nos da pistas sobre cómo recorrerlo.

Este segundo triángulo me lleva a pensar en cómo son las organizaciones que hacen posible la Transformación Digital.

1. PRODUCTIVIDAD

Son organizaciones productivas. Pero esta productividad no está basada en calentar la silla, ni en las horas de oficina. Son estructuras poco jerárquicas donde las personas tienen un propósito común. Sistemas autónomos que trabajan sin supervisión en base a un objetivo elevado y común: “Mejorar la vida de las personas creando nuevos modelos de negocio facilitados por la tecnología”.

2. APRENDIZAJE

Parte de la recompensa de trabajar en estas organizaciones está en el aprendizaje continuo. En trabajar en algo que te reta a diario. Aprender de otras personas que como tú están en crecimiento constante. Como decía antes, se trata de pasar de organizaciones basadas en el rendimiento a organizaciones basadas en el aprendizaje porque este nos proporcionará sin lugar a dudas un mejor rendimiento.

3. DISFRUTAR

Y por último se trata de encontrar cierto placer en tu quehacer diario. Como dice el dicho “la mejor manera de no volver a trabajar es encontrar un trabajo que te apasione”. Se trata de seguir tu fuego interior. No de lo que te dicta la sociedad. Si cuentas con trabajadores cuya pasión es crear estos nuevos modelos de negocio tienes la principal ventaja competitiva que puedas encontrar en el mercado.

Pues nada, espero haber aportado un poco de luz al proceso de Transformación Digital basándome en el Framework del Juego Interior de Gallwey.

Perdón, creo que me he alargado un poco :-).


Auditoría de tu marca en Amazon

por Metastartup

¿Cómo funciona la publicidad en Amazon?

por Metastartup